Detalle Noticia

2016-11-02 15:53:14



EL DIÁLOGO PARA MEJORAR LA GESTIÓN DEL AGUA SIGUIENDO LA EXPERIENCIA AUSTRALIANA

(02 noviembre 2016) Para mejorar la gestión hídrica en el territorio, la Federación de Juntas de Vigilancia de la Sexta Región, ha apostado por el diálogo y la participación como herramientas clave, siguiendo la experiencia australiana y la experiencia local de diálogo entre los actores involucrados en la gestión del agua.

Esta es la estrategia que motivó el proyecto “Plan de Gestión Integrada para los Recursos Hídricos de la Cuenca Rapel”, liderado por la consultora CSIRO Chile, organismo que desarrolló metodologías en Australia, y cuya finalidad es desarrollar un procedimiento cuyo pilar sea la experiencia y el conocimiento local para abordar los desafíos de la cuenca.

Para hacerlo efectivo requiere desarrollar una visión a largo plazo de la cuenca acordada con los actores interesados; desarrollar herramientas de gestión informáticas que permitan tomar decisiones (sistemas de medición y pronóstico, modelos hidrológicos, entre otros) de la oferta y la demanda del recurso. Con estas herramientas, la consultora podrá construir un plan de gestión de la cuenca Rapel con metas, inversiones, responsabilidades, etc.
Ya han ejecutado dos talleres con una alta participación de profesionales de organismos públicos con competencia regional, organizaciones de usuarios de aguas, representantes de instituciones privadas, de empresas, expertos y representantes de la sociedad civil, quienes entregaron información, conocimiento de la cuenca y su visión de la problemática del agua en el territorio.

Afrontar desafíos regionales
“El Estado no ha tenido la capacidad de afrontar los desafíos que tiene hoy la gestión del agua, y ha llegado la hora de hacer un diagnóstico del recurso en la región para que podamos superar esas limitaciones. La participación de actores importantes es esencial. Es desde ese diálogo donde se van enfrenando las dificultades locales”, explicó Patricio Crespo, presidente de la Federación.
“Cómo tomar decisiones para distribuir el agua disponible si no contamos con información de los niveles de altura de nieve, no hay estudios conocidos de la cantidad y calidad de las aguas subterráneas, afrontamos problemas de calidad de aguas superficiales, necesitamos abordar la sobre extracción de áridos”, expresó el gerente de la Junta de Vigilancia del Río Cachapoal Primera Sección, Robert Hilliard.
“Somos los mismos usuarios que los agricultores y los mineros y no nos conocemos. Sentarnos con todos los usuarios es ya una necesidad”, expresó José Rivera, presidente regional de los Agua Potable Rural.
Entre los principales desafíos de gestión del agua: falta de acceso a información, falta de financiamiento, debilidad institucional, falta de educación y formación, impacto en ecosistemas fluviales, son algunos de los temas.

Visión participativa
Para Edmundo Claro, director del proyecto, la legitimidad social es un indicador fundamental para cualquier iniciativa territorial de desarrollo: “Lo más relevante es que lo que se desarrolle en forma técnica sea útil, validar su utilidad gracias a la intervención de actores relevantes, y que cuente con herramientas que lo sustenten”.
Los resultados de estos análisis son discutidos por un grupo asesor y sirven para orientar el desarrollo futuro del proyecto “Es un grupo asesor más reducido de participantes quienes toman la información que se recoge en los talleres, se analiza, se discute, se toman decisiones y se distribuye al resto de los participantes para su validación”. Indicó Claro.
La propuesta cuenta con el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional enmarcada en la Estrategia Regional de innovación, y con el apoyo técnico de la Dirección General de Aguas de O´Higgins.