Detalle Noticia

2016-12-29 12:45:50



JUNTA PARTICIPA DE ÚLTIMA REUNIÓN DEL AÑO DE MESAS AMBIENTALES

(29 diciembre 2016) Concretar la finalización y aprobación de la Norma Secundaria de Calidad de las aguas continentales de la cuenca Rapel es el mayor logro que las mesas ambientales “Consejo Directivo del Río Cachapoal” y “Aguas Limpias para Colchagua”, podrían tener en la larga gestión que llevan adelante para la protección y conocimiento de las aguas dulces de la región de O´Higgins.

Esta semana se ha realizado la última reunión del año del Consejo Directivo del Río Cachapoal, convocando a sus integrantes: representantes del sector privado (empresas, regantes), sector público y ciudadano, para informarse de las actividades realizadas y pendientes del año que termina, además de plantear la agenda 2017.

Entre las tareas importantes de su gestión están el plan de monitoreo de calidad de aguas, programa de vigilancia que se realiza hace una década y es financiada por sus integrantes. “Estos datos, me refiero a los indicadores de calidad más los estudios científicos realizados por las universidades, han sido la base para levantar el anteproyecto que norme la calidad de las aguas superficiales”, explicó Verónica González, coordinadora de las mesas y profesional de la Seremi del Medio Ambiente; y el programa de observación, que entrega indicadores físico-químicos puntuales presentes que generan alteraciones en el agua y cuyo propósito es focalizar planes de descontaminación para incorporarlos a futuro en la norma secundaria de calidad de las aguas del Rapel.

La Norma Secundaria de Calidad Ambiental de la Cuenca Rapel busca mantener y mejorar la calidad de las aguas de los principales ríos y esteros de la región, de esta forma, conservar los ecosistemas acuáticos y los servicios ecosistémicos, entre los que destacan 10 especies de peces nativos, todos en categoría de conservación.
Por otra parte, esta norma beneficiará a toda la actividad productiva de la región en el sector exportador, cuyo origen del agua el Estado se está haciendo cargo para mejorar los estándares de calidad ambiental.

Otras iniciativas
La tareas para el año entrante están relacionadas a continuar con el programa de educación ambiental, conocido como “rutas del Cachapoal y Tinguiririca”, recorrido que realizan alumnos y profesores para enseñar y conocer las principales fuentes de agua que recorren el territorio. “Este próximo año podremos validar en terreno con los profesores la guía de apoyo al docente en ecosistema fluvial de la región elaborada por las mesas ambientales y que esperamos validar con la Seremi de educación. Es un gran logro y nos satisface aportar al conocimiento de las aguas”. Precisó González.

Paralelo a este programa, el próximo año se conocerán dos proyectos que se encuentran en ejecución: Diagnóstico del estado del estuario de Navidad y otro de bioensayo. Asimismo, otros más en proceso de estudio: estudio de pesticidas y monitoreo de hidrotermales.