Detalle Noticia

2017-03-13 13:48:38



REGANTES CON OJO CRÍTICO AL CÓDIGO DE AGUAS

(13 marzo 2017) Se reunieron distintas asociaciones de agricultores junto a la junta de vigilancia correspondiente a Ñuble, quienes declararon que existe inconstitucionalidad en la propuesta, la que podría provocar graves consecuencias en el sector.

Los expertos plantearon la reforma no está considerando aspectos básicos, como cambio climático, reglamentación de uso de glaciares y campos de hielo, normativa sobre uso del agua de mar, devolución a los regantes de aguas servidas, y el tema del agua subterránea que hace 30 años no era tema pero que hoy sí. El abogado Diego Castro indicó que la nueva legislación propone que el derecho de uso de agua deje de ser perpetuo como la propiedad de otros bienes (casas, autos, tierra), para pasar a ser una consignación por un período de años, que además esté expuesta a restricciones y caducidad. También del derecho del Estado a reservar derechos de agua, que no cuestionan siempre que se dimensione el tamaño de estos.

Concluyeron que se trata de una mala ley, debido a que se topa con otras normas vigentes; generaliza situaciones singulares. Contempla la posibilidad de conceder derechos sobre ríos agotados, situación que afecta a todas las cuencas del norte del país. La ley contempla esto sin explicar cómo va a afectar los derechos constituidos.

Uno de los principales cambios, es que los usuarios de agua pasan a ser “titulares” en lugar de “propietarios”, no es semántico, sino que modifica la realidad de la propiedad de los derechos.
Patricio Crespo, presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), planteo la inconstitucionalidad de la reforma, indicando “no es legal caducar ni extinguir derechos de propiedad, solo se pueden expropiar”. En este caso, dijo que se trató de saltarse el tema de la expropiación y de pago, lo que no es correcto.

Crespo agregó “en Chile los derechos adquiridos pasan a ser patrimonio de sus dueños. Aunque se modifique la Constitución y borre la propiedad sobre el agua, deben ser expropiados y pagados. No sirve cambiar la Constitución. Si eso se hace, significa tener que pagar a los dueños de los derechos al menos 17 mil millones de dólares”.

Por su parte el titular de la Confederación de Canalistas de Chile, Fernando Peralta, plateo su opinión respecto a la inconstitucionalidad de la legislación, “la modificación constitucional que se estaba planteando para adecuar los artículos inconstitucionales no prosperó y que todos los sectores que están en el tema tienen claro que si hay problemas de este tipo, las normas van a ser inaplicables y va a crear conflictos y juicios indeseados.

Fuente: Mundoagro.