Detalle Noticia

2017-08-07 10:52:29



EXITOSA EXPERIENCIA PARTICIPATIVA PARA DISEÑAR LA GESTIÓN INTEGRADA DE LA CUENCA DE RAPEL

(07 agosto 2017) El proyecto Plan de Gestión Integral de la Cuenca Rapel, coordinado por el doctor Edmundo Claro y ejecutado por CSIRO Chile, llega a su etapa de conclusiones tras dos años de trabajo con una propuesta participativa que sienta las bases para desarrollar e implementar un plan de gestión integrada en la cuenca Rapel.

Este plan, financiado con el Fondo de Innovación para la Competitividad otorgado por el Gobierno Regional, se ha enfocado en crear herramientas y plataformas de gestión a partir del trabajo participativo con las bases de usuarios.

Expertos locales
Tras ejecutar el cuarto y último taller, los expositores entregaron detalle de los principales resultados, relacionados con la información, la visión y las herramientas de gestión diseñados para la cuenca de Rapel, y presentaron un modelo de continuidad con la introducción de la herramienta de Modelación Participativa para la Gobernanza del Agua. Una herramienta técnica al servicio de los usuarios del agua, que permite acercar la ciencia, darle un carácter aplicado y utilizarla para resolver problemas en conjunto con los actores. Esta última propuesta, a cargo de Juan Carlos Castilla, investigador de CSIRO, se espera sea una segunda etapa que esperan obtener a través de la postulación a fondos regionales.
Un eje clave creado en este proyecto fue la conformación de un Grupo Asesor Local, integrado por una decena de profesionales y representantes de organismos públicos y privados relacionados con la cuenca de Rapel, apoyados por la experiencia y el conocimiento de CSIRO, el grupo australiano a cargo del proyecto.

Este Grupo Asesor Local contribuyó a identificar y analizar la información disponible de los recursos hídricos regionales, aportando su experiencia directa por su condición de usuarios de la cuenca.

Para Edmundo Claro, director del programa de investigación Tierra y Agua de CSIRO Chile, un aspecto positivo fue “contribuir a generar un espacio donde distintos actores del territorio se pudieran sentar a conversar sus aspiraciones y desafíos de manera transparente y constructiva respecto de los usos del agua”.

El ecosistema investigativo
Para Claro fue también sorprendente la excelente participación de las personas y entidades relacionadas con la cuenca, que no era el objetivo directo del proyecto, que esperaba construir un proyecto más técnico, que con el paso del tiempo fue evolucionando hacia incluir la visión que tienen los usuarios de la cuenca para crear las herramientas técnicas que influirán en la gestión de agua.
Este proyecto, que tiene dos aspectos: un aspecto técnico que necesitará obtener financiamiento para desarrollar algunas de las herramientas identificadas y priorizadas por los participantes, ha creado herramientas que pueden ser desarrolladas por otros actores importantes del territorio.

Por el lado estratégico, CSIRO pretende lograr que el proyecto ayude a diseñar el organismo de cuenca que necesita la región de O´Higgins, y cree que es necesario un organismo con facultades y atribuciones, integrado con distintos actores de los sectores público, privado, y de la sociedad civil. “Creemos que se debe crear una instancia donde las decisiones del recurso hídrico se vean como un todo y en forma participativa y con soporte técnico”, explica Edmundo Claro.
Para los consultores, “ojalá se genere masa crítica en la región para que la interacción de estas distintas entidades que desarrollan herramientas se vaya potenciando”. Para Claro, CSIRO quiere “mejorar el ecosistema de investigación y desarrollo y no monopolizarlo”.

Las bases de un ordenamiento de los recursos hídricos

Los distintos actores involucrados en el proyecto de la Gestión Integral de la Cuenca Rapel, mostraron su satisfacción por el proyecto, que sienta bases para el ordenamiento de los recursos hídricos pendiente, y que ha sido construido con trabajo participativo de los distintos tipos de usuarios de la cuenca. Aquí las opiniones de representantes de Asociaciones de Regantes, de Agua Potable Rural y un investigador de CSIRO.

Dr. Rodrigo Rojas: “Un desafío es mantener el Grupo Asesor y su poder de decisión”
Para el doctor Rojas, experto de la consultora vinculada a la institucionalidad ambiental australiana, fue sorprendente la participación de la gente, su curiosidad, sus comentarios con fundamento, que “hacen notar que hay interés, que tienen conocimiento de su territorio en temas de recursos hídricos”.
También se valora que dada su historia con el trabajo que han realizado las mesas ambientales, no hay en esta región algunos conflictos de las organizaciones de la zona norte del país.
Esta es la primera experiencia de trabajo participativo de esta medida en Chile y para Rojas, “uno de los desafíos estratégicos más importantes es mantener el trabajo logrado con el Grupo Asesor, que tenga autonomía y cierto poder de decisión, ese es el desafío central que permitirá avanzar en los otros desafíos técnicos: levantar información, generar herramientas de modelación integrada, dos caminos para la gestión de cuencas de Rapel”

José Rivera, presidente Asociación Gremial Servicio Agua Potable Rural VI Región AGRESAP:
“Primera vez que somos incluidos”
Para el representante de la entidad de usuarios rurales, “por primera vez se está trabajando desde las bases y no se impuso la forma tradicional de herramientas hechas, con modelos estándar y antiguo. Antes, de todo esto se encargaban los organismos técnicos pero ahora fuimos incluidos. Creemos que también es necesario avanzar en la creación de un marco regulatorio del agua con políticas públicas que sean sostenibles en el tiempo”.

Miguel Ángel Guzmán, integrante del Grupo Asesor:
“Estamos sentando las bases de un ordenamiento de los recursos hídricos”
Para Guzmán, gerente de la Junta de Vigilancia del Río Tinguiririca, su participación al grupo asesor: “ha sido sumamente provechosa, interactivo entre los distintos actores y las distintas visiones. Nos ha permitido ir construyendo un perfil, una metodología de trabajo y definir un proyecto de visión de largo plazo que me parece muy interesante. Ojalá que esta segunda etapa se pueda materializar porque ha sido bien enfocado y muy útil para el enfoque de los usuarios de aguas a las que represento”. “El solo hecho de que mantengamos esta mesa de Grupo Asesor, que pueda seguir operando, definiendo líneas de acción, proyectos, es un gran logro y hemos adquirido este compromiso. Estamos sentando las bases de un ordenamiento de los recursos hídricos. El proyecto tiene la gracia de ir paso a paso, definiendo las distintas etapas, las herramientas, los procedimientos y el grupo de profesionales.