Detalle Noticia

2017-08-10 13:45:04



MESAS AMBIENTALES DEFINEN NUEVAS TAREAS EN TORNO AL CUIDADO Y CONOCIMIENTO DEL AGUA EN LA REGIÓN

(10 agosto 2017) Las Mesas ambientales Aguas Limpias para Colchagua y Consejo Directivo del Río Cachapoal se han reunido para diseñar un nuevo plan de trabajo, tras 10 años exitosos de colaboración y trabajo voluntario participativo de los integrantes de las mesas: organizaciones de usuarios de aguas, empresas, instituciones públicas, organizaciones sociales en el cuidado y conocimiento de las aguas superficiales de la región, todos coordinados bajo el alero de la SEREMI del Medio Ambiente. La Junta participa activamente desde sus inicios en la mesa del Cachapoal.

Entre los temas consolidados del plan de trabajo de las mesas, está el Programa de Vigilancia de Calidad de Aguas, iniciado el año 2006 en forma ininterrumpida, generando conocimiento de la calidad de las aguas de los principales ríos y esteros de la cuenca hidrográfica de Rapel, y siendo la base para la construcción del anteproyecto de Norma Secundaria de Calidad ambiental de las Aguas Superficiales de la cuenca Rapel y que se encuentra en su última etapa de aprobación.
El segundo programa consolidado ha sido las Rutas del Agua, programa educativo en terreno para conocer las subcuencas Cachapoal y Tinguiririca, con más de 6000 visitadas de alumnos y docentes desde el año 2006 al 2014, experiencia de aprendizaje y que va de la mano con la creación de la Guía Pedagógica docente en ecología fluvial, que busca consolidar el conocimiento local del ecosistema de los ríos Cachapoal y Tinguiririca.

Desafíos futuros (2018-2022)
La secretaría técnica presentó los nuevos temas para ser evaluados por los integrantes y donde las mesas podrán aportar desde la perspectiva local y enfocada al tema de recursos hídricos. Entre los temas están: los efectos del cambio climático y las medidas de adaptación; calidad de las aguas superficiales; gestión de las aguas subterráneas; fortalecer la educación ambiental y, la restauración de riberas.

Graciela Correa, presidenta de ambas mesas ambientales, indicó que respecto a la jornada de planificación y lineamientos de proyección de las tareas y nuevas gestiones, “me parece relevante, las 5 propuestas son muy buenas, difícil elección para decidir qué queremos hacer, cómo seremos capaces y cómo potenciar los elementos que tenemos”.

Para Correa, recopilar información para establecer diagnósticos que permitan dar luces de los lineamientos específicos en las cuales las mesas ambientales puedan colaborar es prioridad. “Uno ve que la gente está comprometida con ambas mesas y en el horizonte de 5 años debemos generar productos, manteniendo la cohesión de las mesas y para eso necesitamos hacer una gestión de corto plazo que es levantar información que pueda ser procesada y analizada para empezar a generar productos o ideas y empezar a relevar las deficiencias de información que pueda haber, me refiero a deficiencias en información de datos, desconocimiento de información o desinformación”, indicó.

Respecto de los desafíos que viene para las mesas ambientales está en mantener el trabajo realizado para Calidad de Aguas Superficiales, asumiendo los nuevos desafíos, la coordinación con gremios, empresas y otros, con el objeto de plantear acuerdo de producción limpia u otros instrumentos de gestión ambiental; mantener el trabajo en Educación Ambiental, abordando otros niveles curriculares y ampliándose a programas de educación ciudadana.

Por su parte, para Miguel Ángel Guzmán, gerente de la Junta de Vigilancia del Río Tinguiririca y uno de los integrantes de la mesa ambiental de Colchagua, la meta que se ha ido cumpliendo en estos años de trabajo voluntario, “el haber logrado sacar adelante una norma secundaria de calidad de las aguas en la región marca un hito relevante en la labor de las mesas, así como también todas las campañas de educación ambiental”.

Precisó que uno de las líneas de trabajo que sería interesante aborda es respecto de las aguas subterráneas “tenemos que empezar a pensar en la interacción de las dos aguas, cómo lo superficial afecta a lo subterráneo, como vamos a reforzar las aguas subterráneas como una reserva de agua natural que quisiéramos mantenerla o mejorarla y evitar que empeore, y por otra parte, buscar otras líneas de acción que vayan ampliando todo lo que estamos haciendo en calidad de agua superficial”.